Golondrinos


Los golondrinos son las lesiones que se producen en la piel cuando se puede estar padeciendo hidrosadenitis. Se trata de una respuesta inflamatoria que produce nódulos duros en las axilas e ingles principalmente, aunque pueden aparecer en otras zonas del cuerpo.

Actualmente se considera que el primer paso en la hidradenitis es el taponamiento de la piel en la salida del vello o canal folicular. Dentro de la piel, asociado a ese canal folicular están las glándulas sebáceas y las glándulas sudoríparas. Lo habitual es notar bultos en la axila, el glúteo, los genitales… Cuando ese canal se obstruye, la presión para salir hace que se rompa y que derrame los contenidos en los tejidos de alrededor, incluidas las bacterias que viven allí, el sebo, los folículos pilosos… apareciendo la respuesta inflamatoria característica de la enfermedad.

Conceptos Básicos.

Lo primero que hay que saber es que su aparición está relacionada con el taponamiento de la piel en la salida del vello/pelo o canal folicular.

Cuando ese canal se obstruye, la presión para salir hace que se rompa y que derrame los contenidos en los tejidos de alrededor, incluidas las bacterias que viven allí, el sebo, los folículos pilosos… apareciendo la respuesta inflamatoria característica de la hidrosadenitis, mostrándose sobre todo en las zonas donde la piel forma grandes pliegues, como las axilas, zona de las mamas, las ingles y genitales externos, los glúteos y la zona alrededor del ano.

Por este motivo, es más frecuente que salgan golondrinos en las axilas o en las ingles, por ejemplo. El golondrino es una afección que tiene un porcentaje mayor de incidencia en las mujeres y suelen aparecer por primera vez en la pubertad.

Es una enfermedad crónica que se manifiesta con brotes, se alternan periodos inactivos o sin síntomas, con periodos activos donde reaparecen los síntomas y lesiones.

En algunas personas afectadas por hidradenitis supurativa, la inflamación de los nódulos progresa y aparece lo que se conoce como absceso, que es un tipo de lesión enrojecida, más dolorosa y que puede supurar de forma espontánea o después de haber manipulado la zona. El olor de las sustancias que supuran puede ser muy intenso.

Cuando aparecen varias lesiones en una misma región estas tienden a conectarse formando fístulas entre las mismas, que son como puentes de conexión entre una lesión y otra por debajo de la piel. Estas suelen supurar de forma espontánea y no remiten fácilmente y dejan cicatriz.